El uso de aplicaciones móviles en el ámbito empresarial, cada vez más está en aumento, debido a las ventajas de poder llevar nuestra oficina en el bolsillo, acceder al correo electrónico desde cualquier lugar, acceder a la web corporativa para poder realizar consultas, uso de aplicaciones de mensajería instantánea para poder mantener el contacto entre los trabajadores, etc…

Seguro que como empresa muchas veces nos hemos preguntado si verdaderamente necesitamos tener una aplicación corporativa para dispositivos móviles. Estamos utilizando muchas aplicaciones, pero no disponemos de una corporativa que pueda incluir todas las funcionalidades que necesitamos en nuestra empresa.

A la pregunta de si necesitamos una aplicación corporativa, la respuesta es depende, para poder responder nos tendríamos que hacer las siguientes preguntas:

1. ¿En nuestra empresa nos aporta un beneficio el uso de dispositivos móviles? Está claro que aquellas empresas en las que tengan sus trabajadores en puestos de trabajos fijos, el uso de app móviles no aportan valor añadido. Aquellas empresas que tengan trabajadores fuera de las oficinas, o en constante movimiento (por ejemplo la red comercial de la empresa desplegada en el territorio), sí que el uso de aplicaciones móviles les puede dar un valor añadido a sus tareas. Es importante en esta pregunta poder cuantificar el valor que añade a nuestras tareas el hecho de utilizar una app en nuestro dispositivo móvil. Por ejemplo, consulta del catálogo corporativo de nuestra empresa, realización de pedidos, consulta del estado de los pedidos, aprobación de facturas, consulta incidencias, planificación de rutas, etc… se nos ocurren muchas utilidades para aquellas empresas con trabajadores desplegados por el territorio.

2. ¿Aquellos trabajadores fuera de la oficina, disponen de conexión a internet desde su dispositivos? Una vez analizado si nos aporta valora añadido el uso de dispositivos móviles en nuestras tareas, es importante estudiar en que condiciones poder hacer uso de los dispositivos. Es importante en el momento de plantearse el desarrollo de aplicaciones corporativas para nuestros dispositivos, el hecho de poder tener conexión a internet permanentemente o no. Puede ser que a la primera pregunta hayamos respondido que sí, de modo que desde nuestro terminal podemos acceder a nuestra web corporativa para realizar nuestras tareas, pero ¿qué pasa si no tenemos conexión permanente?, ¿podemos realizar nuestras tareas sin acceder a la web corporativa? Si la respuesta es NO, identificamos que no tenemos conexión a internet permanentemente y que sin acceso a nuestra web corporativa no podemos trabajar, tenemos un argumento más para poder desarrollar una aplicación corporativa para nuestros dispositivos. En este caso deberíamos de desarrollar una aplicación capaz de trabajar sin conexión a internet, por ejemplo descarga previa de los datos en el dispositivo, de modo que podemos trabajar sin conexión a internet, realizando nuestros pedidos, consultando el catálogo, facturación, siempre con los datos descargados previamente. Todas aquellas acciones que realizaríamos en nuestra aplicación corporativa, se almacenarían en nuestro dispositivo. En el momento en el que se conectase a internet, sincronizaría los datos introducidos anteriormente, transmisión de pedidos, facturación, actualización del catálogo, etc… En este punto sí que una app corporativa nos aporta un gran valor añadido.

3. ¿Puedo cuantificar el ahorro que me aporta el uso de aplicaciones móviles? Un aspecto muy importante a tener en cuenta es la viabilidad económica del proyecto. Podemos haber respondido a las preguntas anteriores e identificar la necesidad de tener una app corporativa, pero tener unos costes de desarrollo muy elevado por las necesidades de nuestra empresa. Al final las cuentas son muy sencillas, el coste de desarrollo del proyecto tiene que ser inferior al dinero que puede ahorrar la empresa por el hecho de implementar una aplicación corporativa. En este caso es importante también poder cuantificar mejoras subjetivas en el procedimiento, es decir, el hecho de implementar una aplicación corporativa llevará consigo una mejora, optimización de las tareas realizadas, por ejemplo minimización de errores en los pedidos, acortar los plazos de solicitud y entrega de nuestros pedidos, acortar los tiempos de aviso de incidencias, etc… Estas mejoras es necesario poder cuantificarlas, para poder hacer el estudio de viabilidad económica del proyecto, identificando aquellos ahorros objetivos, cuantificables económicamente, pero también los subjetivos, aquellos que me aportaran una mejora en el servicio, un ahorro económico indirecto.

4. ¿Qué tipo de dispositivos disponemos actualmente? Para poder valorar los costes de desarrollo e implementación del proyecto, también es necesario conocer en que dispositivos instalaremos nuestra aplicación, con el fin de poder valorar el desarrollo del proyecto. No tiene el mismo coste desarrollar una aplicación, para una única plataforma (iOS, Android, BlackBerry, Windows, etc…), o desarrollar una aplicación multiplataforma. En esta caso también es importante preguntarnos si necesitaremos la aplicación únicamente para teléfonos móviles o también para tablets.

Necesitaríamos responder a algunas preguntas más, pero creemos que estás cuatro ya le deberían servir a uno, para poder responder a la pregunta inicial de: ¿Necesito una aplicación para mi empresa?

Para finalizar el post, y poder ver ejemplo de empresas con aplicaciones corporativos, adjuntamos el link a la página web de Apple con empresas americanas con app corporativas.El uso de aplicaciones móviles en el ámbito empresarial, cada vez más está en aumento, debido a las ventajas de poder llevar nuestra oficina en el bolsillo, acceder al correo electrónico desde cualquier lugar, acceder a la web corporativa para poder realizar consultas, uso de aplicaciones de mensajería instantánea para poder mantener el contacto entre los trabajadores, etc…